Rotura muscular. ¿Qué hacer? Pues ni masajes ni antinflamatorios. Y contestamos la pregunta del millón

Empecé a sospecharlo viendo una final de fútbol. Tras una entrada dura del contrario en el muslo, el deportista en el suelo, el médico corre por el campo, llega hasta él y rápidamente pone hielo… ¿Cómo? ¿No corre con un vaso en la mano y una pastillita de ibuprofeno? ¿Qué pasa aquí? ¿Cuál es el tratamiento basado en la evidencia científica más útil en una rotura muscular?

¿Cuál es el tratamiento en la rotura muscular?

Olvídate del reposo absoluto

Más allá de 2 o 3 días, parece favorecer la creación de cicatrices exuberantes y rerroturas, por lo que estaría desaconsejado en general y contraindicado formalmente en el deportista1.

Nada de antinflamatorios

Los antinflamatorios, aunque en algunos casos se utilizan los primeros días para reducir el dolor, están desaconsejados en todas las fases de la recuperación. Un estudio observó peor recuperación y más dolor en pacientes tratados con antinflamatorios que en aquellos tratados con placebo2 y otro no encontró diferencias entre utilizar antinflamatorios combinados con fisioterapia o fisioterapia sola3.

Los antinflamatorios, conceptualmente, carecen de sentido clínico en estos casos4, ya que la regeneración del tejido muscular posterior a la lesión depende de la activación y llegada de células inflamatorias. Se sabe, además, que la activación de las células musculares satélite y su proliferación depende de la vía de la ciclooxigenasa, por lo que su uso tampoco estaría indicado tras las primeras 48 horas porque teóricamente interferiría negativamente en la fase de regeneración, por lo que la Guía 2016 de consenso española de manejo de roturas musculares no los recomienda5.

¿Qué hacer? ¿Qué dice la evidencia?

No hay estudios robustos en este campo para aconsejar ningún tratamiento farmacológico. Una revisión Cochrane encontró la misma eficacia para calmar el dolor con los analgésicos (metamizol, paracetamol) y menores efectos secundarios6. El dolor calmó bien con la aplicación de hielo tópico en un estudio7, sin mejorar los parámetros de recuperación muscular.

Aún no está demostrado el efecto de los antifibróticos (interferón, decorina, suramina, losartán), la cámara hiperbárica, el actovegin, el plasma rico en plaquetas y la terapia con células madre8. Los miorrelajantes no comportan ningún efecto beneficioso probado ni sobre el dolor ni sobre la regeneración muscular.

¿Y las infiltraciones?

Las infiltraciones con corticoides son controvertidas. Un estudio mostró mejores resultados en futbolistas de élite tratados los primeros días con infiltraciones en el área de equimosis9, mientras que otros autores han encontrado un efecto degradativo sobre la arquitectura musculotendinosa y piensan que podrían facilitar la rerrotura. Estarían indicadas en caso de secuelas como las cicatrices crónicas dolorosas y/o hematomas enquistados serosos, con el objetivo de destruirlos.

El tratamiento fisioterapéutico de las roturas depende de la fase evolutiva

Parece haber evidencia de mejoría con la movilización precoz con ayudas (muletas) y las diversas pautas fisioterapéuticas.

El tratamiento depende del tiempo transcurrido desde la lesión:

Lesión de menos de 24-72 horas: reposo, frío tópico unos 15-20 minutos cada 3-4 horas, protegiendo la piel y elevando la extremidad afectada. El vendaje de la extremidad tiene la finalidad de disminuir el volumen final del hematoma. El hielo no se utiliza como antinflamatorio, sino para disminuir la demanda de oxígeno del tejido adyacente a la lesión con la hipotermia. Una pauta de tres aplicaciones de 10-15 minutos al día parece razonable, dado que pautas más intensas son controvertidas. Utilizar preferiblemente paracetamol para el dolor. Los estiramientos y los masajes están lógicamente contraindicados.

Posteriormente: iniciar el movimiento. La movilidad activa suave favorece la estimulación de las células satélite y la alineación de la nueva fibra muscular. Utilizar ortesis y retomar las actividades de la vida diaria básicas con ayudas (por ejemplo, marcha con dos muletas). No cargar peso en la extremidad afectada. Se puede iniciar fisioterapia (contracciones isométricas, estáticas, en las que el músculo conserva su longitud, no hay manifestación externa del movimiento), siempre sin dolor, y aplicar calor moderado durante 15 minutos varias veces al día.

Poco a poco se añaden estiramientos combinados con el ejercicio físico de manera gradual y progresiva. La recuperación debe fortalecer (contracciones) y flexibilizar (estiramientos) la cadena muscular afectada. No olvidar, en el caso de extremidades inferiores, fortalecer y flexibilizar además el complejo lumbopelvifemoral, y en caso de extremidades superiores, la cintura escapular y su relación con la columna vertebral. Se aconseja el trabajo suave o en agua.

La pregunta del millón: ¿cuándo vuelvo a practicar deporte?

El criterio de retorno es clínico: cuando la movilidad, los estiramientos y la contracción muscular no produzcan dolor. El retorno al deporte es variable. Debe retomar el ejercicio que causó el dolor cuando esté completamente curado, dado que la complicación más frecuente es la recurrencia de la lesión. Comenzar con movimientos básicos, calentamiento¹ y estiramientos, más tarde se inicia la preparación física en general para después añadir de forma paulatina la pauta específica para el deporte que se práctica. Parece razonable aumentar la intensidad del ejercicio como máximo un 10% sobre el esfuerzo muscular habitual por semana. La reincorporación al ejercicio dependerá del grado en el que el grupo muscular afectado sea necesario para la práctica del mismo.

En el caso de deportistas profesionales, el proceso de recuperación y la vuelta a la competición deben ser supervisados por un fisioterapeuta y un técnico deportivo especializado, ya que presenta una gran variabilidad entre deportes. La misma lesión puede suponer 15 días en un jugador de baloncesto, 45 días en un jugador de fútbol y 60 días en un velocista. En ningún caso se ha de prescribir reposo absoluto sin supervisión en un deportista profesional más allá de 48-72 horas.

Prevención

Hasta el 60% de las 1.616 personas con lesiones deportivas recogidas en España en 2015 tuvieron secuelas posteriores10. Cada rotura muscular deja una cicatriz en el músculo. Las rerroturas pueden dejar una cicatriz fibrosa más importante, con dolor al hacer uso de la extremidad. Si la lesión se situó entre dos músculos, el dolor puede aparecer como una «pedrada» cada vez que se requiere la acción de ambos músculos por separado (por ejemplo, sóleo sobre gastrocnemio interno al caminar ligero o bajar escaleras) y no si se solicitan juntos (en este caso, por ejemplo, al ir en bicicleta).

Los factores de riesgo son la falta de estabilidad pélvica (core stability, habitual en el sedentarismo y en aquellas personas que realizan su trabajo sentadas, como los taxistas, oficinistas, etc.), la falta de calentamiento antes del ejercicio, falta de entrenamiento previo, la mala alimentación, hacer los ejercicios en situación de fatiga, y la edad. En el deportista aficionado y, dado que cada vez es más frecuente encontrar pacientes para los que el deporte tiene un gran peso vital y emocional, sería interesante aconsejar que contacten con la federación deportiva local y con fisioterapeutas y técnicos deportivos para programar un retorno adecuado al ejercicio.

Bibliografía

  1. Mason DL, Dickens VA, Vail A. Rehabilitation for hamstring injuries. Cochrane Database of Systematic Reviews 2012, Issue 12. Art. No.: CD004575. DOI: 10.1002/14651858.CD004575.pub3
  2. Mishra DK, Fridén J, Schmitz MC, Lieber RL. Anti-inflammatory medication after muscle injury. A treatment resulting in short-term improvement but subsequent loss of muscle function. J Bone Joint Surg Am. 1995;77(10):1510-9.
  3. Reynolds JF, Noakes TD, Schwellnus MP, Windt A, Bowerbank P. Non-steroidal anti-inflammatory drugs fail to enhance healing of acute hamstring injuries treated with physiotherapy. S Afr Med J. 1995 Jun;85(6):517-22.
  4. Mackey AL, Mikkelsen UR, Magnusson SP, Kjaer MS. Rehabilitation of muscle after injury – the role of anti-inflammatory drugs. J Med Sci Sports. 2012;22(4):e8-14.
  5. Fernandez-Jaén TF, Rey GA, Cuesta JA, Loureda RA, España FA, Matas RB, et al. Spanish Consensus Statement: The Treatment of Muscle Tears in Sport. Orthop J Sports Med. 2016 Feb 4;3(12):2325967115622434. doi: 10.1177/2325967115622434. eCollection 2015 Dec. PubMed PMID: 27213161;PubMed Central PMCID: PMC4710119.
  6. Jones P, Dalziel SR, Lamdin R, Miles-Chan JL, Frampton C. Oral non-steroidal anti-inflammatory drugs versus other oral analgesic agents for acute soft tissue injury. Cochrane Database of Systematic Reviews 2015, Issue 7. Art. No.: CD007789. DOI: 10.1002/14651858.CD007789.pub2.
  7. Akley ET, Pardeiro RB, Powell JW, Millar AL. The effects of multiple daily applications of ice to the hamstrings on biochemical measures, signs, and symptoms associated with exercise-induced muscle damage. J Strength Cond Res. 2013 Oct;27(10):2743-51. doi: 10.1519/JSC.0b013e31828830df. PubMed PMID:23364294.
  8. Moraes VY, Lenza M, Tamaoki M, Faloppa F, Belloti J. Platelet-rich therapies for musculoskeletal soft tissue injuries. Cochrane Database of Systematic Reviews 2014, Issue 4. Art. No.: CD010071. DOI: 10.1002/14651858.CD010071.pub3.
  9. Levine WN, Bergfeld JA, Tessendorf W, Moorman CT 3rd. Intramuscularcorticosteroid injection for hamstring injuries. A 13-year experience in the National Football League. Am J Sports Med. 2000 May-Jun;28(3):297-300. PubMed PMID: 10843118. [1]0. García González C, Albaladejo Vicente R, Villanueva Orbáiz R, Navarro Cabello E. Deporte de ocio en España: epidemiología de las lesiones y sus consecuencias (Epidemiological Study of Sports Injuries and their Consequences in Recreational Sport in Spain). Apunts. Educación Física y Deportes, 2015;119(3):62-70.

María Jesús González Moneo. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Miembro del Comité Editorial de la Guía Terapéutica en Atención Primaria de la semFYC.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s